Citas misteriosas #2: El prisionero del cielo

1.7.12

Sostuve la mirada de mi padre, que a veces parecía envejecer un poco más sólo con verme y recordar. Me levanté y le abracé en silencio. Él me estrechó contra sí con fuerza y, cuando rompió a llorar, la rabia y el dolor que había enterrado en su alma todos aquellos años empezaron a correr como sangre a borbotones. Supe entonces, sin poder explicarlo con certeza, que lenta e inexorablemente mi padre había empezado a morir.
Carlos Ruiz Zafón

4 comentarios:

  1. Pues qué cita más desgarradora has escogido. A veces me dan ganas de darle un coscorrón a Daniel, por hacer sufrir tanto a su pobre padre.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo2/7/12 0:12

    Dios, sufrí como una niña cuando llegué a tal cita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tengo todo el libro lleno de post-it con citas lloronas, así que no te preocupes.
      Ruiz Zafón sabe hacernos llorar, ¿eh? Como que me da un poco de repelús.

      Eliminar
  3. Anónimo2/7/12 0:29

    Esas citas son las que te aterrizan a la realidad. Adoro el estilo de Ruiz Zafón.

    ResponderEliminar

Gracias por visitar Libros y misterios. Anímate y deja tu opinión, siempre con respeto. Evita el spam, piensa dos veces lo que vas a comentar. ¡Espero verte pronto por aquí! ;)