Citas misteriosas #2: El prisionero del cielo

1.7.12

Sostuve la mirada de mi padre, que a veces parecía envejecer un poco más sólo con verme y recordar. Me levanté y le abracé en silencio. Él me estrechó contra sí con fuerza y, cuando rompió a llorar, la rabia y el dolor que había enterrado en su alma todos aquellos años empezaron a correr como sangre a borbotones. Supe entonces, sin poder explicarlo con certeza, que lenta e inexorablemente mi padre había empezado a morir.
Carlos Ruiz Zafón

4 comentarios:

  1. Pues qué cita más desgarradora has escogido. A veces me dan ganas de darle un coscorrón a Daniel, por hacer sufrir tanto a su pobre padre.

    ResponderEliminar
  2. Dios, sufrí como una niña cuando llegué a tal cita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tengo todo el libro lleno de post-it con citas lloronas, así que no te preocupes.
      Ruiz Zafón sabe hacernos llorar, ¿eh? Como que me da un poco de repelús.

      Eliminar
  3. Esas citas son las que te aterrizan a la realidad. Adoro el estilo de Ruiz Zafón.

    ResponderEliminar

Gracias por visitar Libros y misterios. Anímate y deja tu opinión, siempre con respeto. Evita el spam, piensa dos veces lo que vas a comentar. ¡Espero verte pronto por aquí! ;)