Crónica FILSA 2015

23.11.15


¡Hola a todos! Como es usual, quería compartir con ustedes mi experiencia en el evento literario “más importante” de mi país, la Feria Internacional del Libro de Santiago, o FILSA para los amigos.

Fue difícil ordenar los tiempos, así que acabé asistiendo el último fin de semana en esta ocasión (el 7 de noviembre, para ser exactos). Comparado con años anteriores, había menos asistentes. Creo que influyó bastante el que los precios fueran muy similares a los de las librerías, y que siguen cobrando una entrada un poquito cara. (Yo entré gratis porque asistí al lanzamiento de un libro de J.L. Flores).

La FILSA suscita todo tipo de comentarios, y yo no me puedo quedar al margen, sobre todo cuando año a año los organizadores dicen que se está “mejorando”, cuando en realidad las cosas van de mal en peor. Además de los precios elevados, se buscó una mejor organización del pabellón que incluye a las editoriales independientes, lo que me parece loable, pero oigan, sigue habiendo un problema de distribución de espacio muy, pero muy grave. Sobre todo porque este año el pabellón comúnmente dedicado a la literatura infantil y juvenil era una especie de patio de comidas que nada pintaba allí.





En fin, que yo voy porque es una especie de ritual, y trato de aprovechar el viaje para hacer otras cosas. Como ya dije, asistí al lanzamiento del nuevo libro de J.L. Flores, La mirada. Cuentos de lo imposible Vol. I, una antología de relatos de corte fantástico que espero degustar dentro de poco.


Posteriormente, deambulé por toda la feria buscando mis anhelados libros con descuentos, los que encontré solamente en el stand de Mundilibros y en algunos puestos de librerías en el pabellón independiente (mejor para mí, me dije, porque la espalda agradece andar con menos peso).

A pesar de que este año estaban invitados los países nórdicos y había enfásis en la novela negra, no me sentí particularmente inclinada a investigar al respecto. Quizá porque iba con ciertos objetivos, no me preocupé de interiorizar en las actividades relacionadas. Además, los libros de dicha temática estaban al mismo precio de siempre... y ya tenía planificadas las compras de noviembre en Booky, so...

Alrededor de las cinco de la tarde estaba planeada una junta de bloggers, booktubers y lectores a la que asistían Paz Corral, autora y jefa de proyectos de editorial Zig-Zag, y Alejandro Vilches, autor de Tierras blancas y Realidades paralelas, y sin pensarlo dos veces me sumé (nadie podía impedirlo, en todo caso).



Lo pasé muy bien aunque me sentí como una tía, rodeada de chicos de 16-17 años que me trataban de usted, y hablamos de muchos temas relacionados con la literatura en Chile, y los jóvenes lectores. Me reencontré con blogueros que ya conocía de la junta del año anterior, y seguimos planeando maldades, por supuesto. Ah, y me gané un libro. Yay.


Sobre las adquisiciones, pues el primero corresponde al libro que gané en la junta. El de J.L. Flores lo compré después del lanzamiento y lo conseguí dedicado (por suerte la fila todavía no era muy larga). Novias de escándalo, Luna comanche y Corazón comanche estaban en oferta en Mundilibros, y bueno, a veces me gusta leer romántica histórica. La muerte llega a Pemberley y Sencillamente Henry fueron unas compras que realicé en una visita exprés a la Librería Chilena el día lunes 9, antes de viajar de regreso a Concepción. Había varios títulos que quería pero tuve que contenerme porque llevaba un bulto considerable en especies (aka libros).

En fin, que asistir a una feria del libro nunca es algo malo, pero esta vez he quedado con una sensación amarga de decepción. ¿Cómo son las ferias en sus lugares de origen? ¿Suenan mejor que lo que estoy contando?

16 comentarios:

  1. ¡Saludos! No puedo comentar sobre la convención de libros a la cual así si te porque no soy de Chile. En mi país casi no se llevan a cabo las ferias o convenciones relacionadas con la literatura y es una muestra clara de lo horrible que es la cultura de la lectura en Puerto Rico. Espero que próximo año este muchísimo mejor allá que este año. ¡Linda semana! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, entre hacer ferias y cobrar caro, y no hacerlas en absoluto, creo que apuesto por la primera opción (que sería el caso de mi país). Después de todo, no podemos negar que las ferias, de un modo u otro, ayudan a publicitar la lectura, y eso siempre es bueno. Una lástima lo de tu país.
      PD: Acá la gente lee obligada, así que también la cultura de leer está en deterioro :(

      Eliminar
  2. Tal como mencionas, para mi gusto una feria del libro que quiera hacernos leer debería por lo menos tener todos sus libros con algún descuento. No estoy en contra de pagar entradas ni nada de eso, me parece válido pero luego ver que los libros están al mismo precio que encuentras en las tiendas deja un sabor amargo.
    Más que nada, encuentro que la FILSA está para que conozcas a ciertos autores y puedas firmar tus libros o la presentación de uno nuevo. Prefiero mil veces comprar los libros en San Diego (Santiago) porque te haces amigo del vendedor/vendedora y los descuentos son mágicos.
    Aún así debo decir que me encanta ir a estos eventos y ver tantos libros distintos, conversar con los vendedores y la gente que está ahí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco estoy en contra de pagar una entrada... mientras sea razonable, considerando que es un evento cultural y que la Cámara del Libro tiene ciertas regalías estatales para poder hacer la feria en la Estación Mapocho. En fin, que ese es un tema espinoso que hace falta clarificar.
      Y sí, yo también creo que es todo lo asociado (firmas, charlas) lo que va enriqueciendo la FILSA, pero también pienso que le falta mucho en ese aspecto. Quieren convertirse en un referente latinoamericano, pero por el momento nos va ganando la FILBA y la Feria de Guadalajara xD
      Gracias por el dato de San Diego, la próxima vez que visite Santiago me daré una vuelta por allí ;)

      Eliminar
  3. Bueno, aquí en México existen varias ferias importantes siendo la más famosa la de Guadalajara pero Monterrey no se queda atrás. Aun así, mi ciudad está muy lejos de esas dos y es considerada pequeña así que no vemos mucho revuelo como en otras ciudades del país y no es de extrañar que si tenemos feria es microscópica. ¿Visitas de autores? Nulas ¿Descuentos en los libros? Invisibles y así sucesivamente.

    La última vez que fui (el año pasado) no había descuentos aunque tampoco cobran la entrada. Al final, salí con dos libros pero fue más por irme con algo que porque hubiera ofertas y eso es algo que veo en otras ferias de libro. Claro, las ofertas son en mayor o menor medida, pero siempre hay alguna sorpresa que te puedes llevar. Planeo el próximo año irme a la feria de una ciudad vecina ya que esta es mucho más grande y el año pasado anduvo por ahí Benito Taibo, así que si todo sale según lo planeado, verás mi primera crónica decente de una feria así :D

    Te mando un beso enorme, Bárbara y te deseo un bonito inicio de semana<3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, yo viajo 6 horas para poder asistir a la FILSA, así que tampoco me queda muy cerca xD Pero hago el esfuerzo, considerando que es EL evento literario...
      Es una pena eso de los precios y la falta de descuentos. Uno esperaría que las editoriales se pongan en modo venta y te ofrezcan buenas opciones, pero al final todo es muy cotidiano, es lo de siempre y nada más. Aunque siempre hay stands que te sorprenden :)
      Esperaré esa crónica ;)

      Eliminar
  4. Hola Barbi!
    Bueno yo me embolé en la feria del libro de mi ciudad este año. Fue el último finde ya que había una charla con la autora Claudia Piñeiro y después me fui a chusmear a ver si había algo interesante en la feria y lo cierto es que estuvo bastante mediocre, precios altos incluso algunos más altos que en librerías y mucha gente. La feria de Córdoba la hacen en la plaza San Martín del centro de la ciudad, ponen 3 carpas largas y adentro se acomodan los stands de librerías y editoriales... como este año fui a la de Buenos Aires discrimino un poco más la de Córdoba. La Filba es increíble, aunque me hubiera gustado poder contar con más tiempo para pasear y ojear con ganas todos los stands que me llamaran la atención.
    Deberían tener un buzón de sugerencias los organizadores de las ferias para de esa forma sí mejorar las cosas año a año.
    De tus adquisiciones el que más me llama es La muerte llega a Pemberley, pero espero las reseñas de los otros a ver qué tal.

    Que andes bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo quería ir a la FILBA este año pero con el proyecto de título a cuestas no me dio el tiempo :( Ojalá pueda el 2016.
      Y me parece excelente tu idea de los buzones. Haciendo memoria, no recuerdo haber visto ni uno en la FILSA (tal vez me equivoque...).

      Eliminar
  5. yo en general voy poco a la ferias porque me gasto el dinero en un dia y normalmente estoy estudiando y no puedo ir a eventos. es chafa pero bue jaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero hay que hacer el tiempo, pues :) (A menos que te gastes todo en librerías y quedes pobre para el resto del mes/año jajaja).

      Eliminar
  6. Una pena no haberte visto :CCC

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Sí! Yo pensé que te vería en la junta :/ Será para la próxima ;)

      Eliminar
  7. yo fui a FILSA y creo que me gustó más el sector de arte que la feria de libro en si, también me llevé varias decepciones, fui con una lista inmensa, junté el dinero y nada, sólo me llevé 3 libros, estaban los juegos del hambre de lujo pero con un hoyo en la portada y no iba a pagar 24 lucas por eso, si pago ese dinero que este perfecto cierto?, espero que los organizadores vayan tomando conciencia de lo desordenado que es el tema y que de verdad mejore, porque si no claramente es mejor ir a una librería normal donde incluso hay más stock. espero que estes super! soy nuevita en esto de los blogs.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¿Dónde estaba ese sector de arte?! :O Soy tan despistada. Es decir, la visión de los libros me extasió y seguramente omití el resto xDDD
      Muy de acuerdo con tu apreciación sobre el estado de los libros. A veces te ofrecen ejemplares en mal estado al mismo precio que los nuevitos, y NOPE. Los defectuosos deberían tener descuento de un 10% por lo menos, ¿no te parece?
      En fin, que sí, que entre el Cyberday, el día del libro y otras fechas, es posible conseguir mejores ofertas que en la FILSA.
      ¡Gracias por comentar! Espero que te guste este mundillo. Si amas los libros, creo que te agradará ;)

      Eliminar
  8. Hola!, por lo que leo y comparandolo con tu post del año pasado parece que quedaste con una sensacion bastante amarga, más bien insipida de la Filsa de este año. Yo la encontre bastante cara, muy pocas ofertas, incluso la del año pasado tuvo más ofertas ya que las librerías que aparecieron con descuentos importantes como Mundilibros mantienen esos precios en sus propios locales, por lo que de ofertas nuevas nada. En fin... es un buen encuentro pero por los precios pareciera que los libros son un souvenir y en vez de promover su lectura tienden a ofuscarla por el costo del libro.
    Bueno a esperar la furia del libro en diciembre o seguimos con los libros electronicos. Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mejor que vi fué una presentación de una artista invitada que tocó una bella muestra de guitarra. La mejor oferta fué en la editorial uc que tenia libros muy baratos.

      Eliminar

Gracias por visitar Libros y misterios. Anímate y deja tu opinión, siempre con respeto. Evita el spam, piensa dos veces lo que vas a comentar. ¡Espero verte pronto por aquí! ;)