Feminismo ilustrado ~ María Murnau y Helen Sotillo

30.7.18

Feminismo ilustrado · María Murnau y Helen Sotillo
Autoconclusivo
Montena · 2017
144 páginas
ISBN 9788490438404
Feminismo ilustrado te explica hasta dónde llega realmente el patriarcado con ejemplos del día a día, te aclara conceptos de la lucha feminista, desmonta falsas argumentaciones en contra y te invita a detectar machismos de todos los tamaños y a mantenerte a salvo de ellos. Todo ello con acompañado de explicativas ilustraciones y de mucho, mucho humor.
«Feminista» es una palabra que viene con mucho equipaje. Demasiado. En este libro la explicamos desde el humor y con viñetas. Tratamos de plantarle cara al machismo y de quitarle la máscara al patriarcado.
A ver si, ilustrándolo, se entiende de una vez por todas que todos deberíamos ser feministas.

Comentario personal

Feminismo ilustrado es, como indica su nombre, una guía gráfica para comprender los principales conceptos asociados al feminismo, una palabra que se utiliza mucho hoy en día pero de la que no todos conocen sus orígenes o sus alcances.

Este compendio incluye, entre otros antecedentes, el machismo y los micromachismos imperantes hoy en día, la diferencia entre la identidad sexual, la orientación y los roles, la cosificación de la mujer y su empoderamiento para enfrentar situaciones que atenten contra la integridad de la mujer, todo eso acompañado de una cuidada edición y de muchas ilustraciones simpáticas.

Es un llamado de atención para que no pasemos por alto ciertas frases o actitudes que perpetúan conductas arcaicas y que claramente no promueven el respecto hacia los demás, como el acoso callejero o los comentarios misóginos.




Quizá lo único que me molestó fue el lenguaje excesivamente coloquial, y que es apenas una pincelada de lo que significan ciertos conceptos (faltando mucho más en la parte histórica, pues con suerte son 5 planas al respecto), sin embargo, por lo mismo es un libro ideal para los más jóvenes y para aquellas personas que quieren adentrarse en conocer estos nuevos movimientos sociales y reinvindaciones de derechos.

Gracias a Penguin Random House por el ejemplar para esta reseña.

Una corte de rosas y espinas ~ Sarah J. Maas

20.7.18

A Court of Thornes and Roses · Sarah J. Maas
A Court of Thornes and Roses #1 (¿de 4?)
Planeta · 2016
456 páginas
ISBN 9789504948629
Una corte de rosas y espinas · Una corte de niebla y furia · Una corte de alas y ruina · Una corte de hielo y estrellas
Feyre, una cazadora de diecinueve años, mata a un lobo en el bosque. Como consecuencia, una criatura monstruosa llega buscando venganza y la arrastra a una tierra encantada que solo conoce a través de las leyendas. Allí descubre que su captor no es un animal, sino Tamlin, uno de los letales fae.

En su cautiverio, se dará cuenta de que lo que siente por él pasa de la fría hostilidad a una pasión que arderá a pesar de las advertencias que ha recibido. Pero una antigua y siniestra sombra crece en esta extraña tierra, y Feyre deberá encontrar la forma de detenerla o Tamlin y su mundo estarán condenados para siempre.

Comentario personal

Una corte de rosas y espinas es, a mi parecer, uno de esos libros que suscita amor u odio a raudales. Hay lectores que lo aman y defienden a muerte, y otros que lo ponen como uno de los ejemplos de lo que no debe hacerse en literatura juvenil.

Por mi parte, soy un punto medio bastante ligero en este asunto.

Enfrenté este libro con todas las cosas buenas y malas que leí en mi camino hasta él. Advertencias de blogueros y bookstagrammers, 5 estrellas a mares en Goodreads, y uno que otro artículo. No siento que sea el mejor libro de la vida, pero tampoco el peor. Espero que este ejercicio me ayude a clarificar hacia dónde se inclina la balanza, aunque hay algo que tengo claro: leeré la continuación, uno porque está en mi librero, y dos, porque el final me picó la curiosidad y bueno, no soy de esas personas que deja las cosas a medias.

Una corte de rosas y espinas se plantea como un retelling de La bella y la bestia bastante liberal. Tenemos a una Bella “badass” (entre comillas porque los clones de Katniss siguen viento en popa) llamada Feyre que trata de mantener a su familia compuesta con un padre enfermo al que no le interesa intentarlo y dos hermanas un tanto egoístas; a una Bestia no tan bestia (sinceramente, esperaba encontrar algo más bestial, disculpen mi exceso descriptivo); y un mundo fantástico donde los humanos coexisten —o no— con inmortales y faes. Hay pequeños nexos con el cuento original, pero claramente estamos frente a una historia que sigue forzosamente otros derroteros, especialmente pasado su ecuador.

Feyre es de esas protagonistas que puedes leer a costa de poner los ojos en blanco cada dos por tres. A pesar de que la pintan como una superviviente, toma decisiones que hacen dudar de su cordura. Sin embargo, hay otros aspectos de ella que me agradan, y aquí es cuando empiezo a perdonar ciertas cosas con tal de seguir leyendo. Tamlin, la Bestia, no es un personaje profundo; sinceramente la autora lo desperdició junto a Lucien (¿Lumiere?). Esta tríada de personajes llevan el peso de la historia hasta la mitad, que es cuando todo se pone patas arriba y ya no leemos la reinterpretación de La bella y la bestia si no algo totalmente diferente.

Del otro lado del violento mar del oeste hay otro reino de inmortales llamado Hybern, regido por un rey malvado, poderoso. Sí, un rey. No un alto lord…, ahí el territorio no está dividido en cortes. Ahí, él es la ley. Los humanos ya no existen en ese reino…, aunque el trono en el que se sienta el rey está fabricado con huesos humanos.

A diferencia de muchos (sí, leí un par de reseñas) a mí me gustaron mucho más los 2 primeros tercios, esos “aburridos”, que la parte en que se separa del cuento original. Cuando aparece el villano la historia se vuelve mecánica, es decir: villano lanza desafío y adivinanza, Feyre acepta, Feyre completa cada uno de los desafíos, y al final, igual responde a la adivinanza con una respuesta obvia. Entre medio, se vuelve tedioso. En cambio, antes de llegar a ese punto, la historia me mantenía en vilo, preguntándome hacía donde se dirigiría la autora; hacia los últimos capítulos todo se desenvuelve de una manera más bien predecible.

El villano parece de manual, todo hay que decirlo.

Por otra parte, no entiendo por qué todos aman a Rhysand. El tipo es un capullo. Tamlin, nuestra Bestia, podrá ser un personaje plano —el típico buenorro de turno—, pero al menos, a lo largo del libro, demuestra preocuparse por Feyre. En cambio, el High Lord de la Corte Noche tiene unas conductas bastante reprochables, por decir lo menos, incluso cuando estamos hablando de una historia fantástica.

Sobre la narrativa, no sé si es problema de la traducción o qué, pero hacían falta más sinónimos para no caer en descripciones redundantes ni repetitivas. La autora no tiene un estilo maduro; su forma de contar historias es simple y no le exige demasiado al lector.

En resumen, no es odioso como muchos me dijeron, pero tampoco es un libro sorprendente. Lo bueno, en mi caso, fue que no me aburrió y me ayudó a superar mi bloqueo lector más severo de los últimos años. Solo por eso, tiene mi afecto. Ya veremos si lo conserva.

Qué leo

16.7.18

Intentando llevar a flote el blog, se me ocurrió incorporar algunas secciones para comentarles qué es lo que estoy leyendo, a modo de recuento, considerando que ahora leo mucho más lento y que en consecuencia me tardo mucho más en publicar reseñas en este espacio (aunque ahora tengo varias acumuladas, por lo menos hasta acabar agosto).

Verán esta entrada a mediados de mes, donde les comentaré mi vida lectora y algunas curiosidades de los libros que me acompañan.

Empiezo el recuento comentándoles que hace acabé hace poco Aleación de ley y Cumbres Borrascosas. Ya encuentran ambas reseñas en mi perfil de Goodreads, y obviamente podrán leer mi comentario acá (pero más adelante).

Actualmente tengo 2 libros en mi mesita de noche. El primero es La guía del caballero para el vicio y la virtud de Mackenzi Lee, lectura que se ha disputado con otras en Instagram (suelo pedir consejo allí sobre qué leer), y siempre ha salido perdiendo. Viendo que Nina del blog Rapsodia Literaria quería leerlo, decidí sumarme y en estos momentos nos encontramos sufriendo a Henry Montague y sus hormonas descontroladas.

Justo ayer le comentaba a Nina que no entendía cómo este libro ganó un premio (el New England Book Award, ¿será prestigioso en realidad?) ya que es una novela que tiene muchos defectos: un protagonista con el que cuesta demasiado empatizar, secundarios muy diluidos, errores asociados a la época en la que se sitúa, lenguaje demasiado contemporáneo, entre otros. Llevo alrededor del 35%; espero que la cosa mejore aunque la mismísima Nina me dijo que no espere demasiado.

El segundo libro es Feminismo ilustrado de María Murnau y Helen Sotillo. Es un libro bastante rápido, más que nada una especie de enciclopedia muy ilustrada (dah) sobre el feminismo, el patriarcado, y todos los términos que están en boga. Para alguien que no sepa del asunto, es una excelente forma de conocer conceptos y entender a qué apunta este movimiento social.

Cuéntenme qué leen ustedes, o si ya han disfrutado o sufrido alguno de los libros mencionados en esta entrada.

Club de Lectura Jane Austen: La abadía de Northanger

11.7.18

Se suponía que iba a ponerme al día mucho antes con el club de lectura Dear Jane, pero habiendo abandonado el blog sin más, estas entradas quedaron relegadas hasta hoy. Llegó el momento de pagar mis deudas (?). Así que, esta vez de verdad, no se extrañen de ver estas entradas con cierta regularidad, ya que debo llegar hasta la biografía de la autora y me quedan algunos libros de por medio (ya los leímos todos, ojo).

A modo de recordatorio, en el blog pueden encontrar los comentarios de:

Ahora sí, manos a la obra.

Comentario del libro

La abadía de Northanger es, con creces, la novela más ligera y tragicómica de Jane Austen. A diferencia de Orgullo y prejuicio, donde la crítica al matrimonio y al rol de la mujer impregna todas las páginas, es bien conocido que con La abadía de Northanger Jane Austen quiso satirizar la novela gótica de la época, llevando a su joven heroína, Catherine Morland, a un arriesgado viaje a Northanger Abbey y enfrentando sus irrazonables imaginaciones contra la aburrida realidad.

Esta relectura subió mi apreciación, principalmente porque fue refrescante encontrarme con una historia entretenida y personajes carismáticos después del chasco de Sentido y Sensibilidad (esquivaré sus tomatazos).

Catherine es una heroína entrañable, ingenua, dulce, y en esta ocasión fue mi guía, descubriendo los tejemanejes del resto de los personajes desde su punto de vista. Cathy es un persona sensible, que ve lo mejor de los demás y lamentablemente se ve arrojada a un mundo mucho más cruel y despiadado del que ella está acostumbrada. Vivir en un entorno idílico, como bien señala Eleanor Tilney en algún momento de la novela, no ha preparado a Catherine para vivir en el “mundo real”. Por lo mismo, sufrimos cuando se percata de que sus supuestos amigos no son más que unos embusteros, y que tanto ella como su hermano se ven perjudicados por los juegos de Isabella.

En La abadía de Northanger Catherine ve sus afectos comprometidos, por un lado, por Isabella Thorpe, y por otro, los Tilney, particularmente Henry, lo que la pone en situaciones difíciles debido a que Isabella y Tilney entienden de maneras distintas el interactuar en sociedad.

Lo sorprendente es que Henry Tilney escapa del modelo del héroe austenita, proponiéndonos uno más carismático, divertido y juguetón. Tilney azuza a Cathy a pensar, a formar su propia opinión, a desafiar las convenciones sobre la educación de una dama; es por ello que Henry, para mí, se ha ganado el mote del personaje feminista de Jane Austen.

Isabella, por otro lado, es el Wickham de esta historia, es ese personaje doble estándar, que al principio hace caer a la protagonista en su trampa, pero que tarde o temprano recibe de su propia medicina porque construyó su caída.

Además, fuera de lo cómico que resulta la historia en general, Jane Austen no deja de criticar la falsedad, las amistades por conveniencia y cómo el dinero mueve a las personas. Creo que estas temáticas traspasan épocas, y por ello Austen sigue siendo una autora vigente: supo estudiar al ser humano y luego expresar sus fortalezas y debilidades de una manera limpia, sin engaños, sin parches.

Cierro este comentario aludiendo a una idea que encontré potente, y que se repite hoy: no debemos tomarnos a la ligera el llamar a alguien “amigo”. La amistad no es solo tener cosas en común; es, como toda relación, algo que se construye, algo que tiene altos y bajos pero que es íntegro el cien por ciento del tiempo. Por ello, una persona no puede ser nuestra amiga al mes de conocerla; el tiempo es vital para construir y mantener una amistad. Siempre es mejor tener un amigo valioso que diez pasajeros.


Comentario de las adaptaciones

NORTHANGER ABBEY
Película para TV. ITV. 2007. Con Felicity Jones como Catherine Morland y JJ. Field como Mr. Tilney.

Tengo una preferencia particular por esta película. Aquí me enamoré de los actores, y les sigo la pista desde entonces. Y es que JJ. Field y Felicity Jones interpretan a Henry Tilney y Catherine Morland de manera entrañable. Desde el minuto uno hasta el final de la adaptación se mantienen dentro del personaje, incluso cuando la libertad del guionista lleva a Cathy a padecer unas pesadillas un tanto morbosas, por decir algo.

Es cierto que también se toma otras libertades, pero en general esta película se acerca bastante al libro: Isabella, Eleanor, el general Tilney, Mr. Thorpe, todos están muy correctos.

También la ambientación es una delicia: la casa de Cathy, las escenas en la ciudad, la abadía propiamente tal reflejan, a través de sus colores y encuadres, las emociones y preguntas de la protagonista.

Creo que es un excelente punto de partida para descubrir las obras de Austen en la pantalla (ya sea grande o chica).

Lo mejor: El reparto. JJ. Field como Henry Tilney.
Lo peor: Las pesadillas de Cathy. El recorte de algunas escenas relevantes en el libro.
Lo interesante: Las escenas de Isabella mostrando sus verdaderas intenciones. La carrera de caballos entre Cathy y Henry (momento tierno).

Concluyendo, La abadía de Northanger es ideal para aquel lector que quiere conocer a Jane Austen, pero se siente intimidado por su fama y/o la extensión de sus otros libros. La abadía es una lectura entretenida, mordaz y actual, donde se cuestiona la amistad verdadera y, aunque no lo crean, si leer muchos libros puede ser perjudicial.

El Héroe de las Eras ~ Brandon Sanderson

7.7.18

The Hero of Ages · Brandon Sanderson
Mistborn #3 (de 3) [Era 1]
Nova · 2016
768 páginas
ISBN 9788466658911
El Imperio Final · El Pozo de la Ascensión · El Héroe de las Eras
Durante mil años los skaa han vivido esclavizados y sumidos en el miedo al Lord Legislador, que ha reinado con un poder absoluto gracias al terror y a la poderosa magia de la «alomancia ». Kelsier, el Superviviente, el único que ha logrado huir de los Pozos de Hathsin, encuentra a Vin, una pobre chica skaa con mucha suerte. Los dos se unen a la rebelión que los skaa intentan desde hace un milenio y vencen al Lord Legislador. Pero acabar con el Lord Legislador es la parte sencilla. El verdadero desafío consistirá en sobrevivir a las consecuencias de su caída.
En El héroe de las eras se comprende el porqué de la niebla y las cenizas, las tenebrosas acciones del Lord Legislador y la naturaleza del Pozo de la Ascensión. Vin y el Rey Elend buscan en los últimos escondites de recursos del Lord Legislador y descubren el peligro que acecha a la humanidad. ¿Conseguirán detenerlo a tiempo?

Comentario personal

Contiene spoilers de El Imperio Final y El Pozo de la Ascensión

Cuando te enfrentas a un libro como El Héroe de las Eras, sabes que vas a encontrar algo tremendo entre sus páginas. Primero, te lo advierte el título, que hace alusión a la profecía del mundo en que se desarrolla el argumento de esta trilogía. El Héroe de las Eras, el Mesías prometido en otras palabras, que va a salvar al mundo. Sin embargo, también te sorprende encontrar un tema que no podías imaginar en el primer libro: la lucha contra la aniquilación. Si El Imperio Final trataba sobre los esfuerzos de Kelsier por derrocar al Lord Legislador y liberar a los skaa de su yugo, y si El Pozo de la Ascensión trataba sobre Elend queriendo recuperar el poder político y tratando de evitar guerras civiles, El Héroe de las Eras es la travesía de Vin por encontrar las respuestas y solucionar los problemas creados por la liberación de Ruina.

La misma figura de Vin es épica: desde sus inicios, este personaje cumple un rol vital para que el grupo de Kelsier alcance sus objetivos. Vin es la figura que hace milagros y, sin embargo, hasta el mismo final Vin nunca pierde su humanidad, pues la marcan aquellos años pasados en las calles de Luthadel, sus errores y el temor a la pérdida. En El Héroe de las Eras, no obstante, Elend es el compañero de Vin, el apoyo que necesita para luchar, y aunque Sanderson cayó en el desvarío de convertir a Elend en un Nacido de la Bruma, algo que nunca me satisfizo, es genial poder verlo actuar junto a Vin y luchar hombro a hombro contra sus enemigos. No solo eso; Elend ha ganado confianza gracias a Tindwyl, y es el Emperador para el que tanto ha estudiado.

Aunque El Imperio Final y El Pozo de la Ascensión fueron apoteósicos a su manera, El Héroe de las Eras se lleva las de ganar por algo muy sencillo: atestiguamos el fin del mundo, el cataclismo orquestado por Ruina, esa entidad perversa que sólo desea destruir, y asistimos los patéticos esfuerzos de la humanidad por sobrevivir a su ocaso. En un mundo de ceniza, con el sol rojo y las plantas marrones, en este último libro leemos la historia de Pompeya pero maximizada y mucho más cruenta, porque no es espontánea sino que se dilata dolorosamente, y vemos a Vin y compañía dar golpes de ciego porque no tienen idea de contra qué se enfrentan.


Es así que ganan protagonismo personajes como Fantasma, un mero espectador en los libros anteriores, pero un guía y líder en esta entrega. Sigo acusando que Sanderson se enfoque tanto en sus protagonistas y no le dé espacio a los secundarios; es un detalle que no se solucionó en esta trilogía, porque Brisa y Allriane, por ejemplo, tenían mucho que dar en El Héroe de las Eras pero siempre se quedaron en el backstage. (Sanderson debería aprender de Robin Hobb).

Lo que amé, por otro lado, fue cómo se acaban entrelazando las pistas, y cómo logramos aprender del Cosmere, este universo que Brandon Sanderson ha creado y del que va enseñándonos pequeños apuntes. Los mismos Ruina y Conservación son entidades asombrosas, y sus intervenciones son atisbos de algo más grande y complejo, que el lector solo puede atinar a teorizar.

No sólo eso, también recibimos respuestas: qué son los kandra, los koloss y los inquisidores, por qué el sol es rojo, quién era el Lord Legislador en realidad, y un largo etcétera.

No quiero comentarles mucho más porque este es un libro que hay que descubrir, con el que se sufre pero también nos admira y emociona, con el que Sanderson profundiza en temas tan controversiales como la pérdida de la fe, el sentido de la vida, la caída de los dioses y la posible destrucción de la humanidad.

No queda más que decir que me saco el sombrero ante Sanderson. No es perfecto, claro, pero sí consigue algo que quizá no se ha escrito antes: un universo completo, del que nos da pistas y nos permite atisbar un poco más de esos horizontes que descubriremos en sus otras novelas del Cosmere.

Lean esta trilogía, no se arrepentirán.

Somehow, we'll find it. The balance between whom we wish to be and whom we need to be. But for now, we simply have to be satisfied with who we are.


PD: Aún lloro.

PD2: Debía esta reseña hace meses, pero con el blog entrando en inactividad se había quedado en mis archivos. Ahora que leo Aleación de Ley debía rescatarla porque Sanderson me sigue sorprendiendo.

Agatha Christie renovada

4.7.18

Ayer, navegando tanto en Instagram como en Twitter, descubrí una versión en español de uno de mis libros favoritos de Agatha Christie, Asesinato en el Orient Express, en una de mis ediciones favoritas: la de HarperCollins de mediados del 2000 (la pueden revisar aquí). Cuál no fue mi sorpresa al dirigirme a la página de Planeta y encontrarme con estas preciosas ediciones:


Planeta México, por otro lado, lleva la delantera conservando las portadas de HarperCollins (amor para ellos):


Qué no daría yo porque Planeta se animase a republicar la colección completa de la Dama del Misterio (sí, sus más de 80 libros), para que podamos disfrutar de sus historias en nuestro idioma. La Biblioteca Oro es mi único precedente, y de eso ya pasaron 30 años. Vamos que se puede, Editorial Planeta. No nos defrauden.

Corrigiendo el rumbo

2.7.18


Después de varios meses de dejar este barco a la deriva, y de ni siquiera enviar una botella con un mensaje, he decidido corregir el rumbo y retomar este pequeño espacio que abrí allá por mayo de 2012.

Creo que este post se ha repetido de vez en cuando. Hasta hace unos años era la universidad; esta vez fue el trabajo el iceberg que me obligó a bajar la velocidad y a dejar a un lado algo que me encanta. Allá por enero caí en un bloqueo lector de proporciones (en realidad, lo tenía de antes pero luchaba contra él), debido al cual dejé de leer por completo, y del que logré salir recién en junio. Con mucho temor, me aventuré a seguir leyendo, sin forzarme, porque soy de esas personas que malentiende las responsabilidades.

Es por ello que hoy estoy nuevamente aquí, pero sin el ánimo de obligarme a postear 3 veces a la semana ni nada parecido. Libros y Misterios siempre ha sido mi bitácora de lecturas, un lugar donde poder hablar de lo que leo y compartir con ustedes mis descubrimientos literarios.

Quiero que este espacio siga vivo, pero sin que se transforme en una responsabilidad que me consuma. Espero continuar a bordo durante un buen tiempo, y si es necesario, cambiar de una galera a un bote salvavidas sin sentirme culpable por ello. Deséenme suerte.

¡This ship has sailed!

PD: Estoy más activa en bookstagram, una plataforma que me acomoda mucho más que blogger, así que siempre pueden encontrarme por esos lares.