Aleación de ley ~ Brandon Sanderson

23.6.19

The Alloy of Law · Brandon Sanderson
Wax and Wayne #1 de 4 (Mistborn Era 2)
Nova · 2016
368 páginas
ISBN 9788466658928
Aleación de ley · Sombras de identidad · Brazales de duelo · The Lost Metal
Han pasado ya trescientos años desde los acontecimientos narrados en la trilogía Nacidos de la Bruma y Scadrial se encuentra ahora cerca de la modernidad: ferrocarriles, canales, iluminación eléctrica y los primeros rascacielos invaden el planeta.
Aunque la ciencia y la tecnología están alcanzando nuevos retos, la antigua magia de la alomancia continúa desempeñando un papel fundamental. En una zona conocida como los Áridos existen herramientas cruciales para aquellos hombres y mujeres que intentan establecer el orden y la justicia. Uno de estos hombres es Lord Waxillium Ladrian, experto en metales y en el uso de la alomancia y la feruquimia.
Después de vivir veinte años en los Áridos, Wax se ha visto obligado, por una tragedia familiar, a volver a la metrópolis de Elendel. Sin embargo, y a su pesar, deberá guardar las armas y asumir las obligaciones que exige el hecho de estar rodeado de la clase noble. O al menos eso cree, ya que aún no sabe que las mansiones y las elegantes calles arboladas de la ciudad pueden ser incluso más peligrosas que las llanuras de los Áridos.
Un skyline metálico de bruma, de ceniza y vapor conquista el cielo amenazando a todos aquellos que viven y luchan debajo de él.

Comentario personal

Pudiese tener spoilers de los primeros 3 libros de la saga Mistborn

Sí, es verdad. Aleación de Ley no se compara a El Imperio Final. Pero, ¿para qué comparar? Aleación se sitúa más de 300 años en el futuro de Scadrial, y bueno, ya todo lo épico lo vivimos en la Era 1, ¿no? Derrocar a Dios, salvar al mundo y todo eso.

Los héroes que conocíamos hace tiempo se fueron, ahora son leyendas, y la alomancia y la feruquimia son una característica más de algunas personas de este mundo. Así que no, Sanderson no podía repetir lo mismo. No le convenía. Esta vez, Sandy apuesta por una historia más policíaca, utilizando una ciudad de fondo que se aproxima velozmente a la Revolución Industrial, con rascacielos, ferrocarriles y demases. Seguimos las andanzas de un trío de personajes en vez de una banda completa, y oigan, yo estuve encantada la mayor parte del tiempo.


Lord Waxillium Landrian, Wax para los amigos, es un hombre que deja su trabajo como guardián de la ley en los Áridos para regresar a la ciudad y convertirse en el líder de la Casa Landrian. Sin embargo, los problemas parecen seguirlo. Uno de ellos es su amigo Wayne, fácilmente el personaje más divertido que he tenido el gusto de leer. Se suma al equipo Lady Marasi, un chica decidida con la cabeza bien puesta sobre los hombros, que aterriza un poco las locuras del dúo Wax-Wayne.

Me emocionaba especialmente cuando los personajes mencionaban hechos o personas de la Era 1 (mi corazón), y aunque no ha transcurrido mucho tiempo, Scadrial ya cuenta con algunos mitos enrevesados, así como algunas figuras legendarias que parecen ser distintas a las que conocemos, y sobre las que definitivamente quiero averiguar más en los libros siguientes.

Sanderson no escatima gastos (?) en la construcción de mundos, y Scadrial industrial es algo que necesitaba en mi vida. Allí donde la fantasía siempre se asienta en mundos medievales o sus símiles, Sanderson innova al entregarnos una novela en un mundo que evoluciona, con paralelismos al nuestro, pero esencialmente distinto.

Es aquí cuando todos nos sacamos el sombrero y aplaudimos de pie al autor, por ser capaz de desafiarse a sí mismo con esa trama que augura cosas grandiosas en el futuro. Pues si recuerdan (o si aún no lo saben) Brandon anunció otras 2 trilogías Mistborn además de la saga Wax and Wayne: una similar a nuestros años 80, y un space opera que seguramente será muy Star Wars. Así que nada, a esperar sentaditos y felices porque este señor escribe raudo y veloz, no solo Mistborn sino también otras historias igual o más geniales aún.

El final me dejó alucinando por un rato. Espero que a Sanderson le haya bastado con este largo prólogo (Aleación de ley se considera un libro intermedio entre las Eras 1 y 2), y que Sombras de Identidad nos lancemos de cabeza a aclarar estos misterios de la alomancia que a todos nos encantan.

Recomendadísimo para todos los fans de Sanderson, y de los Nacidos de la Bruma y el Cosmere en particular.


Gracias a Ediciones B por el ejemplar para esta reseña.

La Isla del Cazador ~ J.L. Flores

20.6.19

La Isla del Cazador · J.L. Flores
Q y Q Investigaciones #1 (de ?)
Montena · 2018
140 páginas
ISBN 9789568474935
A sus trece años, Marcel Quezada es ascendido a detective titular de la prestigiosa agencia QyQ Investigadores. En esta, su primera misión, deberá viajar junto a su hermano Emanuel a la Isla del cazador para encontrar al profesor Mateo Santa Cruz, quien ha desaparecido misteriosamente.
Zombis vivientes, personajes históricos resucitados, sureños bajo el efecto de una extraña droga, aviones de guerra, armas... y una encantadora chica. ¿Qué más necesita un detective primerizo para darse por graduado?

Comentario personal

J.L. Flores es un autor que me conquistó con su colección de cuentos La Mirada. No soy muy fan de la literatura nacional, pero este autor me sorprendió y estoy sobre sus pasos desde entonces. Sé que debo leer Las Bestias, libro del que muchos me han hablado maravillas, sin embargo, quiero acumular ansias hasta que sea el momento correcto.

Cuando tuve la oportunidad de elegir este libro para colaborar, no lo pensé dos veces. Es J.L. Flores, me dije. ¿Qué puede salir mal? Bueno, a veces hay factores que inciden en que una lectura no sea lo que esperamos, y no siempre tiene que ver con las altas expectativas (que en este caso, admito, sí eran altas).

La cosa es simple: no logré conectar con La Isla del Cazador. Quizá esperaba sentir algo similar a cuando leí Emilia, Intriga en Quintay (de Güiraldes y Balcells), pero esa chispa no estaba presente. La historia de los hermanos Quezada no hizo click para mí. No sé si mi problema fue el misterio, que mientras avanzaba páginas perdía a pasos agigantados mi atención, o los personajes, quienes poco me importaban.

Marcel, quien supuestamente es un adolescente, jamás lo pareció; creo que ahí la narrativa se quedó corta, y no me refiero a que un libro infantil deba sonar infantil (ejemplos sobresalientes son La lección de August y Las puertas del infierno, con tramas infantiles pero adultas, si eso es posible), sino que por ratos parecía más bien la historia de dos detectives en la veintena.

Sí disfruté la ambientación, pues el sur de Chile, siempre mágico, queda perfecto para una historia de misterio y aventuras. El autor pudo haberle sacado más provecho a ciertos parajes, para construir un entorno más sobrecogedor.

De verdad, quería que me gustase con todo mi corazón, pero no fue posible. Y veo difícil continuar con la serie, pues todo hace concluir que el autor nos tiene preparados más libros. Yo, por el momento, renuncio. Las aventuras de los hermanos Quezada simplemente no son para mí.


Gracias a Penguin Random House por el ejemplar para esta reseña.