Aristóteles y Dante descubren los secretos ~ Benjamin Alire Sáenz

31.10.19

Aristotle and Dante discover the secrets of the universe · Benjamin Alire Sáenz
Autoconclusivo
Planeta · 2015
328 páginas
ISBN 9789563600018
El Paso, Texas, 1987. Aristóteles es introvertido y tímido. Dante es transparente y expresivo. Por motivos que parecen escapar a toda razón, estos dos chicos de diecisiete años se encuentran y construyen una amistad entrañable que les permitirá redefinir el mundo del otro y aprender a creer en ellos mismos para descubrir los secretos del universo.
El escritor multipremiado Benjamin Alire Sáenz explora la lealtad y la confianza entre dos jóvenes que están aprendiendo a ser adultos en un escenario fronterizo tan mexicano como estadounidense. Juntos deberán crecer al mismo tiempo que se adaptan a una sociedad que también está en permanente búsqueda de su identidad.
Para todos aquellos que han tenido que aprender a jugar con otras reglas.

Comentario personal

Muchos me habían comentado que este libro era precioso. Que la historia que albergaba entre sus páginas me conmovería, que su prosa me encantaría y que los personajes dejarían huella. Pues bien, no se equivocaban. Afirmo tajantemente: me enamoré de este libro.

Las palabras eran diferentes cuando vivían dentro de ti.

Es increíble que, siendo Ari tan distinto a mí, pude empatizar perfectamente con él, y recordar muchas de las dudas que todos los adolescentes tienen con respecto a su familia, su futuro y sus sueños. El autor consigue darle a Ari una voz estremecedora, real, que te habla directamente y no cae en sentimentalismos baratos. No sólo se gana tu afecto con un par de páginas, sino que también te invita a reflexionar sobre tu situación y postura ante varias situaciones.


No es un libro lleno de acción, con grandes dramas ni nada por el estilo, así que quienes busquen una novela juvenil contemporánea con conflictos en el instituto, personajes caricaturezcos o algo así, retrocedan que aquí no lo encontrarán. Por el contrario: Aristóteles y Dante descubren los secretos del universo es pacífico, incluso bucólico por momentos, pero muy interiorista, ameno y cercano.

Apuesto a que puedes encontrar todos los misterios del universo en la mano de alguien.

Tanto Ari como Dante son personajes queribles, cada uno con sus propias preocupaciones y esperanzas. Su amistad, explicada en las primeras páginas, conmueve. No aburre, sino todo lo contrario. Quieres llegar al final para saber qué será de ellos, en qué concluirá su historia.

Definitivamente leeré más cosas del autor. Hacía bastante que no leía un libro realista que me causara tanta nostalgia. (No les cuento mucho más porque es un libro que se disfruta mejor sin expectativas ni ideas preconcebidas. Deben descubrir esta joya por sí mismos).

Tal vez vivimos entre ser heridos y sanar.

Club de lectura Jane Austen: Emma

28.10.19

¡Hola! Hace poco anuncié que con Angie, Kathe y Pri habíamos decidido retomar el club de lectura Dear Classics, el cual empezó con un maratón de todas las obras de Jane Austen. En estos momentos nos encontramos leyendo a las hermanas Brontë (específicamente el sábado recién pasado tuvimos la junta para comentar Agnes Grey y ahora comenzaremos El profesor), así que me dije que debía seguir poniéndome al día con los comentarios de los libros de Jane Austen, de manera de cerrar el ciclo y dar paso a los nuevos tiempos. Ahora se ha sumado Dani, y además abrimos un grupo en Goodreads por si les interesa visitarlo.

En el blog también encontrarán mis siguientes comentarios de libros de Jane Austen, todos en el contexto del club de lectura:


Sin dilación, a continuación mi comentario de Emma, sexta y última novela que leímos en el club, antes de dar paso a las novelas cortas y biografía (cuyas reseñas también encontrarán por acá en un par de semanas).

Comentario personal

Tenía un grato recuerdo de Emma desde la primera vez que lo leí. Así que pensé que su relectura sería igual de agradable. No fue así; creo que lo releí muy pronto, y eso hizo que perdiera el interés. Lamentablemente tenía muy frescos los hechos en mi memoria, lo que lo volvía predecible.

Sin embargo, hice el esfuerzo considerando que era la última novela de Jane Austen que leeríamos en el club Dear Classics. Había que intentarlo, y logré llegar al final. Aplausos para mí.

La historia de Emma es muy distinta a la de las otras 5 novelas de Jane Austen. No la trama, porque después de todo Austen se centraba en la figura del matrimonio en la sociedad inglesa, entre otros temas tales como la familia, la amistad y los malentendidos. Todo esto está presente en Emma, así que no se preocupen; Jane Austen no los defraudará. Cuando hablo de “distinta”, es que Emma (el personaje) y su background son radicalmente opuestos a las otras heroínas Austen. Emma Woodhouse es una chica joven, rica, culta, bella e inteligente. Su patrimonio es de nada más y nada menos que 30.000 libras (para que se hagan una idea, Mr. Darcy ganaba 10.000 libras al año), así que puede llevar una vida holgada y feliz sin mayores preocupaciones.

No sólo eso: Emma no tiene ningún interés en casarse, y producto del aburrimiento que vive en el pueblito de Highbury no se le ocurre una mejor idea que ser la casamentera del lugar. Es así que empiezan los enredos y situaciones risibles, que nos acompañan de principio y final.

Emma es uno de mis personajes favoritos de todas las novelas de Austen. No solo es carismática, alejándose del arquetipo representado por Elizabeth Bennet, Anne Elliot o Fanny Price, sino que además es una buena persona, arrogante y terca por momentos, eso no podemos negarlo. Sin embargo, la naturaleza de Emma es benévola. Hay algo en ella una candidez natural que acaba seduciendo al lector.

Mr. Knightley es ese héroe austenita maduro, un coronel Brandon en potencia, pero que por momentos actúa como un hermano, o incluso como un padre para Emma, lo que resulta bastante curioso, por decir lo menos. Sin embargo, Knightley es la contraparte perfecta para nuestra protagonista, una jovencita con la cabeza no bien puesta sobre los hombros.

A diferencia de Mansfield Park, que me aburre con su cerrado esquema de personajes y ambientaciones, Emma consigue encandilarme lisa y llanamente gracias a las bobadas que protagoniza su personaje central. Lo bucólico que pudiese parecernos Highbury se esfuma con las tonterías que Emma crea: los enredos con Harriet, los jueguecitos con Frank Churchill, el tiro por la culata con Mr. Elton… Todo puede devenir en lo absurdo.

Tiene varios puntos que pudiesen espantar a los lectores poco habituados a Austen o a los clásicos en general, pero creo que su tono cómico y su galería de personajes ayudan mucho a que sea una lectura grata y divertida. Eso sí, no hay que espantarse con ciertas actitudes poco amables de Emma; es parte de su encanto.


Comentario de las adaptaciones

EMMA
Miniserie BBC, 4 episodios, 2009. Con Romola Garai como Emma, y Jhonny Lee Miller como Mr. Knightley. 

Me encanta esta miniserie. Hay algo en ella, a pesar de las licencias que se toma, que le hace justicia al libro. Tal vez es Romola Garai, quien encarna a Emma casi a la perfección; lo bien retratado que queda Highbury en la pantalla chica, con paisajes campestres idílicos; o la composición y música, que resultan en una delicia sensorial para todo amante de los period dramas.

Como indico en el párrafo anterior, Garai es una Emma perfecta, por decir lo menos. Tiene la candidez, la belleza, la inocencia y la testarudez del personaje del libro. No solo eso: para quienes la Emma del libro resulte antipática por momentos, la Emma de esta miniserie jamás será odiosa.

Jhonny Lee Miller como Mr. Knightley es otro acierto. No por nada interpreta a Edmund Bertram en una adaptación más antigua de Mansfield Park; el actor tiene madera de héroe austenita, y acá sale a relucir. Sí debo confesar que lo prefiero como Edmund que como Mr. Knightley. Tal vez es su voz, la cual suena joven, o su aspecto, que no se condecía con mi imagen de un George Knight de más de treinta y cinco años.

Curioso que Mr. Elton no sea otro que Blake Ritson, Edmund de la más reciente adaptación de Mansfield.  Rupert Evans como Frank Churchill es un acierto también. En general, el reparto se desenvuelve sin problemas; quizá Laura Pyper como Jane Fairfax fue la que menos rindió, en mi opinión (ya que Jane es el personaje diametralmente opuesto a Emma).

La escenografía, la ambientación, la música, el vestuario, todo es maravilloso. Dan ganas de meterse en la pantalla y vivir la época, a lo Austenland (yep, la película con Keri Russell). Recomendadísima.

Lo mejor: Romola Garai como Emma. La puesta en escena de otro mundo.
Lo peor: Algunos cierres de capítulo no acaban acertadamente, causando que el interés decaiga.
Lo interesante: Knightley se aleja un poco de la caracterización del libro, pero curiosamente resulta en que el personaje sea más cercano para el espectador.

Resumiendo, Emma es una novela que dista del resto de la obra de Austen, en particular gracias a su protagonista, un personaje que lidera en todo momento y que se roba las páginas, opacando incluso a su contraparte masculina. Cómica, sagaz, divertida, esta novela es recomendable sólo para aquellos que ya hayan leído a Austen al menos una vez.