El crimen del ganador ~ Marie Rutkoski

26.6.19

The Winner’s Crime · Marie Rutkoski
Trilogía del Ganador #2 (de 3)
Plataforma Neo · 2016
390 páginas
ISBN 9788416620432
La maldición del ganador · El crimen del ganador · El beso del ganador
La boda de un miembro de la realeza es el sueño de muchas chicas. Implica una celebración tras otra: bailes, fuegos artificiales y diversión hasta el amanecer. Pero para Kestrel significa vivir en una jaula en la que ella misma se ha metido.

A medida que se aproxima la fecha de la boda, anhela contarle a Arin la verdad sobre su compromiso: que accedió a casarse con el príncipe heredero para que él pudiera ser libre. Pero, ¿puede confiar en él? ¿Acaso puede confiar en sí misma?

Kestrel está convirtiéndose en una maestra del engaño. Ha empezado a hacer de espía en la corte. Si la descubren, su país la considerará una traidora. Sin embargo, debe encontrar el modo de cambiar su despiadado mundo… y, en el proceso, está a punto de descubrir un espeluznante secreto.

Comentario personal

A pesar de que había leído La maldición del ganador hacía bastantes meses, fue sencillo volver a sumergirse en la historia de Kestrel, la hija del general Trajan, una chica que cuestiona su lugar en el mundo y el porqué de las cosas.

Es este personaje el que más me atrapó desde el principio, el que ganó mi simpatía y el que (espero) salga del tremendo embrollo en el que se ha metido. Tanto Kestrel como Arin están atrapados producto de sus propias mentiras durante este segundo libro, las cuales ellos mismos han decidido contar, y puesto que viven en un mundo cruel y despiadado que impide que se puedan sincerar, asistimos a una historia capaz de causar ansiedad al lector más paciente (sobre todo en sus últimas cien páginas), pero de una buena manera, ojo. Porque lo único que quieres durante toda la novela es que se confiesen el uno a la otra PERO YA, lo que claramente no ocurre o no sería una trilogía (no es un spoiler).

Esto es indigno de ti. ¿No te avergüenza la futilidad de tu vida? ¿No te sientes vacía?

Como personaje, Kestrel es conflictiva y genera sentimientos encontrados. Es noble y tiene un buen corazón; no obstante, el miedo y el terror que siente hacia el emperador le impiden tomar decisiones trascendentales y eso es lo que causa que el lector le tenga piedad a esta chica que, en apariencia, parece tan fría, indiferente y despiadada como sus compatriotas.

Arin es su contraparte, pues a diferencia de Kestrel, es demasiado arriesgado, y hasta a veces cae en lo absurdo producto de su osadía. Se gana la simpatía del lector porque es demasiado bueno para su propio bien, y en ocasiones comete errores garrafales a causa de esa bondad innata.

Has cambiado, Kestrel. Ya no sé quién eres. Ni quiero saberlo.

Por otra parte, se introducen varios personajes destacados, pero sobresalen notoriamente Verex y Roshar, quienes a su vez actúan como cómplices de cada bando (llámese Kestrel y Arin), lo que ayuda a complementar este mundo que en el primer libro se sentía un tantito flojo. Rutkoski entrega más información y nos presenta nuevas tierras y reinos, que antes sólo se habían mencionado, con sus respectivas costumbres y creencias. Punto para ella.

Temía que esta segunda parte decayera, sin embargo, a mis ojos es incluso mejor que La maldición del ganador. Tiene más tira y afloja entre los personajes principales (y unas escenas que llenan los ojos de lágrimas), intrigas palaciegas, espionaje, viajes, y un final que rompe el corazón y te obliga a cuestionar los lazos y las relaciones humanas.

Bravo, Marie Rutkoski.

Ahora sabía que renunciar a algo era que te lo arrebataran.

Aleación de ley ~ Brandon Sanderson

23.6.19

The Alloy of Law · Brandon Sanderson
Wax and Wayne #1 de 4 (Mistborn Era 2)
Nova · 2016
368 páginas
ISBN 9788466658928
Aleación de ley · Sombras de identidad · Brazales de duelo · The Lost Metal
Han pasado ya trescientos años desde los acontecimientos narrados en la trilogía Nacidos de la Bruma y Scadrial se encuentra ahora cerca de la modernidad: ferrocarriles, canales, iluminación eléctrica y los primeros rascacielos invaden el planeta.
Aunque la ciencia y la tecnología están alcanzando nuevos retos, la antigua magia de la alomancia continúa desempeñando un papel fundamental. En una zona conocida como los Áridos existen herramientas cruciales para aquellos hombres y mujeres que intentan establecer el orden y la justicia. Uno de estos hombres es Lord Waxillium Ladrian, experto en metales y en el uso de la alomancia y la feruquimia.
Después de vivir veinte años en los Áridos, Wax se ha visto obligado, por una tragedia familiar, a volver a la metrópolis de Elendel. Sin embargo, y a su pesar, deberá guardar las armas y asumir las obligaciones que exige el hecho de estar rodeado de la clase noble. O al menos eso cree, ya que aún no sabe que las mansiones y las elegantes calles arboladas de la ciudad pueden ser incluso más peligrosas que las llanuras de los Áridos.
Un skyline metálico de bruma, de ceniza y vapor conquista el cielo amenazando a todos aquellos que viven y luchan debajo de él.

Comentario personal

Pudiese tener spoilers de los primeros 3 libros de la saga Mistborn

Sí, es verdad. Aleación de Ley no se compara a El Imperio Final. Pero, ¿para qué comparar? Aleación se sitúa más de 300 años en el futuro de Scadrial, y bueno, ya todo lo épico lo vivimos en la Era 1, ¿no? Derrocar a Dios, salvar al mundo y todo eso.

Los héroes que conocíamos hace tiempo se fueron, ahora son leyendas, y la alomancia y la feruquimia son una característica más de algunas personas de este mundo. Así que no, Sanderson no podía repetir lo mismo. No le convenía. Esta vez, Sandy apuesta por una historia más policíaca, utilizando una ciudad de fondo que se aproxima velozmente a la Revolución Industrial, con rascacielos, ferrocarriles y demases. Seguimos las andanzas de un trío de personajes en vez de una banda completa, y oigan, yo estuve encantada la mayor parte del tiempo.


Lord Waxillium Landrian, Wax para los amigos, es un hombre que deja su trabajo como guardián de la ley en los Áridos para regresar a la ciudad y convertirse en el líder de la Casa Landrian. Sin embargo, los problemas parecen seguirlo. Uno de ellos es su amigo Wayne, fácilmente el personaje más divertido que he tenido el gusto de leer. Se suma al equipo Lady Marasi, un chica decidida con la cabeza bien puesta sobre los hombros, que aterriza un poco las locuras del dúo Wax-Wayne.

Me emocionaba especialmente cuando los personajes mencionaban hechos o personas de la Era 1 (mi corazón), y aunque no ha transcurrido mucho tiempo, Scadrial ya cuenta con algunos mitos enrevesados, así como algunas figuras legendarias que parecen ser distintas a las que conocemos, y sobre las que definitivamente quiero averiguar más en los libros siguientes.

Sanderson no escatima gastos (?) en la construcción de mundos, y Scadrial industrial es algo que necesitaba en mi vida. Allí donde la fantasía siempre se asienta en mundos medievales o sus símiles, Sanderson innova al entregarnos una novela en un mundo que evoluciona, con paralelismos al nuestro, pero esencialmente distinto.

Es aquí cuando todos nos sacamos el sombrero y aplaudimos de pie al autor, por ser capaz de desafiarse a sí mismo con esa trama que augura cosas grandiosas en el futuro. Pues si recuerdan (o si aún no lo saben) Brandon anunció otras 2 trilogías Mistborn además de la saga Wax and Wayne: una similar a nuestros años 80, y un space opera que seguramente será muy Star Wars. Así que nada, a esperar sentaditos y felices porque este señor escribe raudo y veloz, no solo Mistborn sino también otras historias igual o más geniales aún.

El final me dejó alucinando por un rato. Espero que a Sanderson le haya bastado con este largo prólogo (Aleación de ley se considera un libro intermedio entre las Eras 1 y 2), y que Sombras de Identidad nos lancemos de cabeza a aclarar estos misterios de la alomancia que a todos nos encantan.

Recomendadísimo para todos los fans de Sanderson, y de los Nacidos de la Bruma y el Cosmere en particular.


Gracias a Ediciones B por el ejemplar para esta reseña.

La Isla del Cazador ~ J.L. Flores

20.6.19

La Isla del Cazador · J.L. Flores
Q y Q Investigaciones #1 (de ?)
Montena · 2018
140 páginas
ISBN 9789568474935
A sus trece años, Marcel Quezada es ascendido a detective titular de la prestigiosa agencia QyQ Investigadores. En esta, su primera misión, deberá viajar junto a su hermano Emanuel a la Isla del cazador para encontrar al profesor Mateo Santa Cruz, quien ha desaparecido misteriosamente.
Zombis vivientes, personajes históricos resucitados, sureños bajo el efecto de una extraña droga, aviones de guerra, armas... y una encantadora chica. ¿Qué más necesita un detective primerizo para darse por graduado?

Comentario personal

J.L. Flores es un autor que me conquistó con su colección de cuentos La Mirada. No soy muy fan de la literatura nacional, pero este autor me sorprendió y estoy sobre sus pasos desde entonces. Sé que debo leer Las Bestias, libro del que muchos me han hablado maravillas, sin embargo, quiero acumular ansias hasta que sea el momento correcto.

Cuando tuve la oportunidad de elegir este libro para colaborar, no lo pensé dos veces. Es J.L. Flores, me dije. ¿Qué puede salir mal? Bueno, a veces hay factores que inciden en que una lectura no sea lo que esperamos, y no siempre tiene que ver con las altas expectativas (que en este caso, admito, sí eran altas).

La cosa es simple: no logré conectar con La Isla del Cazador. Quizá esperaba sentir algo similar a cuando leí Emilia, Intriga en Quintay (de Güiraldes y Balcells), pero esa chispa no estaba presente. La historia de los hermanos Quezada no hizo click para mí. No sé si mi problema fue el misterio, que mientras avanzaba páginas perdía a pasos agigantados mi atención, o los personajes, quienes poco me importaban.

Marcel, quien supuestamente es un adolescente, jamás lo pareció; creo que ahí la narrativa se quedó corta, y no me refiero a que un libro infantil deba sonar infantil (ejemplos sobresalientes son La lección de August y Las puertas del infierno, con tramas infantiles pero adultas, si eso es posible), sino que por ratos parecía más bien la historia de dos detectives en la veintena.

Sí disfruté la ambientación, pues el sur de Chile, siempre mágico, queda perfecto para una historia de misterio y aventuras. El autor pudo haberle sacado más provecho a ciertos parajes, para construir un entorno más sobrecogedor.

De verdad, quería que me gustase con todo mi corazón, pero no fue posible. Y veo difícil continuar con la serie, pues todo hace concluir que el autor nos tiene preparados más libros. Yo, por el momento, renuncio. Las aventuras de los hermanos Quezada simplemente no son para mí.


Gracias a Penguin Random House por el ejemplar para esta reseña.

Necesito leer... El priorato del naranjo de Samantha Shannon

17.6.19

Esta sección en realidad debería llamarse "libros que compraré sí o sí", pero para no caer en fomentar el vicio (y que seguramente no compraré más bellezas en un buen tiempo por culpa de todas las adquisiciones que traje de Buenos Aires y Montevideo y que aún estoy pagando) decidí llamarle de esta forma más inofensiva.

Bueno, tampoco tan inofensiva. "Necesidad", ja.

¿Qué les traigo? Un libro que por alguna razón, desde que lo vi en inglés, lo asocié de inmediato con el estilo de Robin Hobb. No me pregunten por qué. Simplemente su título y la sinopsis me trajeron a la memoria la historia de Fitz la cual todavía no termino, shame, por lo que pasó a formar parte de mi largo listado de libros por comprar.

Un mundo dividido.
Un reino sin su heredera.
Un antiguo enemigo se despierta.

La Casa de Berethnet ha gobernado Inys durante mil años. Aún sin casar, la reina Sabran IX debe concebir una hija para proteger a su reino de la destrucción. Pero los asesinos cada vez están más cerca. Ead Duryan es una intrusa en la corte. A pesar de que se ha posicionado como dama de compañía, es leal a una sociedad oculta de magos. Ead vigila a Sabran, protegiéndola en secreto con magia prohibida.

Al otro lado del mar oscuro, Tane ha entrenado toda su vida para ser una jinete de dragón, pero se ve obligada a tomar una decisión que podría romper su vida en añicos. Mientras tanto, el Este y el Oeste siguen divididos. Cada región tiene una religión diferente basada en los sucesos acaecidos mucho tiempo atrás. Los que adoran a los dragones, los que los detestan y quienes adoran al Sin Nombre aparentemente nunca se pondrán de acuerdo. Y las fuerzas del caos se despiertan de su letargo y parecen estar a punto de llegar.
Roca · Septiembre de 2019 · España

¿Acaso no sueña maravilloso? Además, me alucina que tenga protas femeninas. Lo usual es que en este género al menos un protagonista masculino exista para llevar el peso de la trama (ni mis queridos Sanderson y Hobb se salvan de esta muletilla), así que me parece genial que Samantha Shannon esté apostando por otro esquema.

No sólo eso. ¿Jinete de dragón? Sorry, pero amo los dragones. Sin comentario.

¿Quién más quiere leerlo? ¿Se suman? ¿Haremos colecta para poder comprarlo?

Al final mueren los dos ~ Adam Silvera

14.6.19

They both die at the end · Adam Silvera
Autoconclusivo
Puck · 2018
345 páginas
ISBN 9788496886704
En un presente alternativo, en el que es posible predecir la muerte con un plazo de veinticuatro horas, Mateo Torrez y Rufus Emeterio acaban de recibir la llamada más temida: la misma que te avisa que ha llegado tu hora final. En circunstancias normales, es poco probable que Mateo y Rufus se hubieran conocido. Pero sus circunstancias no son normales en absoluto. Porque les quedan, a lo sumo, veinticuatro horas de vida. Y han decidido recurrir a Último Amigo, la aplicación de citas que te permite contactar con alguien dispuesto a compartir tu carga. Mateo y Rufus tienen un día, puede que menos, para disfrutar de su recién nacida amistad. Para descubrir cuán frágiles y preciosos son los hilos que nos unen. Para mostrar al mundo su verdadero yo.

Comentario personal

La primera cosa que me atrajo de este libro fue su título. ¿Era un spoiler? Además, me recordaba mucho a la versión inglesa de Diez Negritos de Agatha Christie, cuyo título es And Then There Were None, y bueno, ustedes saben lo que yo alucino con cualquier cosa que se relacione a Agatha.

Pues bien, debo confesar que, siendo el primer libro que leo de Adam Silvera, me costó un poco conectar con los personajes. No sé si se deba a que es una historia muy emocional —con esta trama oscura donde las personas saben que van a morir y tratan de vivir su último día al máximo—, ya que sentí que al principio nos lanzábamos en picada y no se nos daba tiempo suficiente para asimilar lo que ocurría (ahora que lo pienso, tal vez ese era el objetivo del autor, pero aun así no me ayudó a introducirme en la narración). Quizá si la historia hubiera comenzado cronológicamente el día anterior, hubiese conectado mejor con Mateo y Rufus.

Sin embargo, debo admitir que esto es un problema que superé en el primer tercio del libro, y que según pasaba las páginas iba descubriendo a estos dos personajes que sólo tienen un par de horas para vivir por última vez. Por afinidad, mi simpatía es mayor hacia Mateo, no obstante, ambos personajes están muy bien perfilados y se complementan perfectamente, y la relación que construyen a lo largo de la historia es creíble a pesar de la trama acelerada.

Con todo, admito que me capturaron mucho más aquellas historias de fondo: los plutones, Lidia, Delilah, quienes son los que tienen que afrontar la idea de perder a sus seres queridos. Son ellos los que llevan el peso de la historia, puesto que observan cómo, al transcurrir las horas, Mateo y Rufus ya no estarán con ellos.

Fue una novela que me gustó bastante, a pesar de su apresuramiento, y espero leer más del autor, pues su estilo es muy agradable, fluido, y fácil de asimilar.