Conjuro de luz ~ V.E. Schwab

3.5.20

A Conjuring of Light · V.E. Schwab
Shades of Magic 3 (de 3)
Destino · 2018
780 páginas
ISBN 9789507324093
Una magia más oscura · Concilio de sombras · Conjuro de luz
El equilibrio de poder finalmente se ha roto… La precaria estabilidad entre los Londres finalmente ha llegado a su punto de quiebre. La oscuridad ha proyectado sus sombras sobre el Imperio Maresh, alguna vez vibrante con la vivacidad roja de la magia. ¿Aprovechará otro Londres para resurgir?
¿Quién caerá? Kell, que creyó ser el último Antari vivo, comienza a flaquear bajo la presión de lealtades rivales. Frente a la tragedia, ¿podrá sobrevivir Arnes?
¿Quién se alzará? Lila Bard, alguna vez una ladrona común —pero jamás corriente—, ha sobrevivido y se ha vuelto cada vez más fuerte al atravesar una serie de combates mágicos. Pero ahora deberá aprender a controlar la magia, antes de que esta pueda consumirla. Mientras tanto, el desprestigiado capitán del Aguja Nocturna, Alucard Emery, reúne a su tripulación y juntos emprenden una carrera contra el tiempo para conseguir lo imposible.
¿Quién tomará el control? Además, un viejo enemigo regresa a reclamar la corona, mientras un héroe caído intenta salvar a un mundo de la descomposición.

Comentario personal

¿Quieren que les diga la verdad? No sé cómo empezar esta reseña. Conjuro de luz me produjo muchas cosas, la mayoría buenas, otras no tanto, otras decepcionantes. Venía con un pequeño bajón desde el libro anterior, pero con las ganas de reencontrarme con aquello que me había gustado en el primero tomo de la travesía de Kell: los viajes. Esa era la promesa que yo esperaba ver cumplida, y lamentablemente debo confesar que Victoria no cumplió realmente su palabra. No, Conjuro de luz no es malo, y cierra decentemente la historia de mis antaris favoritos y compañía, pero yo quería algo más, un pelín más de magia (de eso se trata esta trilogía, ¿no?), y por eso no puedo decir de todo corazón que esta novela me maravilló.

En mis apuntes de Goodreads está bastante sintetizado aquello que me gustó:
· Kell.
· El abrigo de Kell.
· Holland. My boi.
· Los antari.
· El bromance de Kell y Holland (sé que existió, LO SÉ).
· Lila y sus cuchillos.
· Rhy (aunque en el libro anterior haya sido insoportable).
· Kell x Lila, en todas sus formas (especialmente arriba de un barco).
· Kell y Alucard chillándose el uno al otro como gatos xDD.
· HOLLAND.

Como ven, es una breve lista de aquellos puntos que se llevaron mi atención. Ya he comentado un montón de veces que mi debilidad en una historia son los personajes: denme personajes interesantes, y yo disfrutaré sí o sí la novela. La trama tiene su importancia, sí, pero no tanto como los personajes.

Claro que eso puede cambiar, cuando la trama… adolece de ciertos detalles. ¿Cuál es mi problema? Yo creo que no alcanzamos esa ¿ansia? que nos provoca el primer libro, especialmente porque allí teníamos a los hermanos Dane para aderezar el cuento; acá el villano de turno, todo hay que decirle, es bastante flaco en comparación. Creo que a esta historia le hace falta un Kennit (de Las Naves de la Magia de la diosa Robin Hobb), ese personaje que sabes que es un maldito, pero igual quieres leer sobre él; incluso se roba escenas cada vez que aparece y hasta deseas que haga más maldades para poder disfrutar de ellas.

En Conjuro de luz todo es un poco difuso, y por momentos te parece que vamos dando tumbos según a la autora se le ocurre lanzarnos algunas pistas. Lo peor de todo, tenemos un bache hacia la mitad que no podemos obviar, y eso, en una novela que concluye una trilogía, es una falta grave.

El amor y la pérdida son como un barco y el mar. Se alzan juntos. Cuanto más amamos, más tenemos para perder. Pero la única forma de evitar la pérdida es evitar el amor. Y qué mundo triste sería ese.

Dejando todo eso a un lado, sufres con y por los personajes, así que hacia el final llegas con un nudo en la garganta rogando a todos los dioses habidos y por haber que nada les ocurra a tus bebés. Te entretienen las pendejadas de Lila (que podremos quererla mucho, pero a veces es too much), las discusiones bobas entre Kell y Alucard (este último nunca santo de mi devoción, debo decirlo), Rhy, quien parece estar saliendo del pozo en el cual había entrado el libro anterior, y, la estrella, Holland, of course.

En resumen, la idea era brillante, pero por algunos problemitas técnicos, siento que Victoria nos dejó al debe y, dependiendo de mis próximas lecturas, le daré la oportunidad a la trilogía secuela de Shades of Magic que, si todo sale bien para la autora, vendrá a solucionar los puntos flacos de un mundo (de mundos) que da para muchas otras historias y personajes.


*Créditos de la imagen: Taratjah/Tumblr

3 comentarios:

  1. ¡Hola! Qué lastima que el cierre de la trilogía no haya sido todo lo especial que debería, aunque haya estado bien. Yo todavía no he leído nada de esta autora y le tengo muchísimas ganas, sobre todo a esta trilogía, pero ahora con lo que comentas, voy a intentar no tener tantas expectativas puestas en ella para no llevarme la decepción del siglo... por si acaso.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  2. Buenaas!
    Tengo unas ganas tremendas de leer esta trilogía ^^
    Gracias por la reseña <3

    ResponderEliminar
  3. Hola!
    Me encanta tu blog.
    Te invito a pasarte por el mío y si también te gusta nos seguimos y comentamos.
    Hasta pronto!
    https://mariainwonderlandbook.blogspot.com/
    https://mariainmagazine.blogspot.com/

    ResponderEliminar

Gracias por visitar Libros y misterios. Anímate y deja tu opinión, siempre con respeto. Evita el spam, piensa dos veces lo que vas a comentar. ¡Espero verte pronto por aquí! ;)